El síndrome de trastorno psicológico (TDS) evidente de los demócratas por la presidencia de Trump

Definición del síndrome de trastorno por que Trump es presidemte: Una condición en la que una persona se ha vuelto loca por su aversión a Donald Trump y su presidencia, hasta el punto de abandonar toda lógica y razón.

El 9 de abril, los republicanos del Senado intentaron aprobar un proyecto de ley que agregaba $ 250 mil millones de fondos para el Programa de protección de cheques de pago, que era un alivio muy necesario para las pequeñas empresas. Fue un simple proyecto de ley de dos páginas.

 

Pero los demócratas del Senado trataron de aprovechar la crisis de coronavirus, tal como lo habían hecho con el proyecto de ley original, e insistieron en financiar sus proyectos izquierdistas favoritos que habrían duplicado la cantidad de gasto. Así que no se hizo nada, y las pequeñas empresas de Estados Unidos quedaron en la estacada.

A las 10:36 a.m., CNN publicó la historia con este titular: “Los demócratas bloquean el impulso de financiamiento liderado por el Partido Republicano para el programa de ayuda a las pequeñas empresas”. Entonces el pánico debió haber surgido cuando los periodistas de CNN se dieron cuenta de que habían dicho la verdad sobre los demócratas.

¡Increíble! ¿Habían olvidado que su misión es derrotar a Trump y los republicanos en noviembre? ¿No sabían nunca decir nada malo sobre un demócrata?

A las 11:15 a.m., el titular había cambiado. Ahora era “el Senado en un punto muerto por más ayuda de COVID-19 después de que los republicanos y los demócratas bloquearan las propuestas en competencia”.

Lo realmente extraño de esto es que cambios similares en los titulares ocurrieron casi simultáneamente en otros medios de comunicación principales. NBC originalmente dijo: “Los demócratas del Senado bloquean …”. Cambiaron a “El Senado golpea el callejón sin salida …”. Bloomberg originalmente dijo: “Los demócratas bloquean a McConnell …”. Cambiaron a “Partido Republicano, Demócratas en enfrentamiento …”. alivio … “Se cambió a” La pelea en el Senado desbarata el impulso rápido para un nuevo alivio del coronavirus “.

¿Cómo explicamos esto? Es casi como si la histeria masiva ocurriera simultáneamente entre los principales medios de comunicación cuando se dieron cuenta de que habían culpado de algo malo a los demócratas.

Creo que realmente fue un evento de histeria masiva entre los medios de comunicación, causado por una disfunción mental que algunos comentaristas han llamado “Síndrome de trastorno por la presidencia de Trump”, o TDS. TDS, que apareció por primera vez en 2016, parece ser una cepa viciosa de “disfunción lógica izquierdista”. Hoy es endémico entre los demócratas del Congreso y los medios de comunicación estadounidenses.

Los síntomas incluyen un odio reflexivo hacia Donald Trump y el desdén hacia sus partidarios y, entre los medios de comunicación, un ego muy inflamado y la ilusión de que son empleados por el Comité Nacional Demócrata. Finalmente, las victimas de este desorden psicológico olvidan hasta la más mínima huella de patriotismo, verdad y decencia.

Que los demócratas del Congreso tienen  el síndrome de trastorno psicológico por que el presidente Trump fue elegido en el 2016, es bastante obvio. ¿Quién sino los que padecen una afección mental pensarían que podrían destituir al presidente debido a una llamada telefónica que no contiene una cosa inapropiada o ilegal?

Los medios de comunicación también revelan su infección con el síndrome de trastorno por el presidente Trump de manera obvia.

Mientras Trump trabaja día y noche para proteger a nuestro país y necesita nuestro aliento, los medios lo ridiculizan y lo socavan en cada oportunidad. Cuando instituyó la prohibición de los viales desde Chine a USA, lo llamaron fanático y racista. Cuando se demostró que tenía razón, dijeron que debería haber actuado antes, a pesar de que a mediados de enero tanto los chinos como la Organización Mundial de la Salud decían que la transmisión del virus de persona a persona era difícil y rara.

ABC News dijo recientemente que Trump había perdido el balón porque le habían dado informes sobre el peligro de una pandemia ya en noviembre. Citando las fuentes anónimas habituales, la historia se difundió ampliamente hasta que las autoridades de inteligencia médica anunciaron que era una mentira y dijeron que tales informes nunca existieron.

Cuando Trump habló muy bien de la hidroxicloroquina como tratamiento, los medios de comunicación inmediatamente ridiculizaron la idea solamente porque el presidente lo mencionó. Los medios ridiculizaron a Trump por sospechar que el virus realmente escapó de un laboratorio biológico en Wuhan; pero se comprobó que eso es exactamente lo que sucedió.

Cualquiera que haya visto las sesiones informativas que Trump ofrece diariamente, ha visto la grosería y las frecuentes preguntas de “problemas” de la prensa, que a veces hacen gritando los periodistas odiosos al presidente que los deja terminar pacientemente sus ridículas y provocativas preguntas. Es algo repugnante de ver.

También es inquietante darse cuenta de que gran parte de los medios de comunicación, como los demócratas del Congreso, obviamente están más interesados en derrotar al presidente Trump en noviembre que en el bienestar de la nación. El absurdo desorden psicológico porque el pueblo eligió a Trump como presidente, es algo nunca visto en la historia de USA.