La conspiración de Trump y Rusia la crearon los principales funcionarios de la era de Obama para “justificar” la investigación de la campaña de Trump

Los estadounidenses pronto aprenderán cómo la “conspiración” de Trump-Rusia la crearon los funcionarios de la era de Obama para justificar la investigación de la campaña del entonces candidato Trump.

Aunque todo el mundo sabe lo que sucedió, pronto sabremos con detalles la verdadera génesis de la investigación de Rusia del abogado especial Robert Mueller y cómo está vinculada a algunos de los más altos funcionarios de la era de Obama. Incluyendo al propio Obama. Obtendremos la respuesta a lo que realmente estimuló la investigación, pronto, el Inspector General del Departamento de Justicia publica, terminará su tan esperado informe además de la investigación formal que recientemente inicio el fiscal general William Barr.

Por supuesto, los liberales/demócratas han estado tratando de socavar y están intentando mermar la credibilidad de William Barr. Esto es lo que estos chicos hacen muy bien, como no pueden negar lo que sucedió porque hay pruebas de sobra, se dedican a menoscabar y atacar a aquellos que andan en busca de la verdad.

Una gran parte de la razón por la que hicieron muchas de las cosas que hicieron, es porque todos sabían que la Clinton iba a ganar. Y además de eso, hicieron todo por medio contrainteligencia, por lo que todo estaba bajo el código de clasificación. Así que pensaron que esto nunca iba a salir a la luz. Cuando Trump ganó, nadie esperaba que Trump ganara, les entró la histeria.

Cuando Trump ganó, lo que eso significaba era que en 10 semanas iba a ser presidente y que tendría acceso a todos los archivos de inteligencia del poder ejecutivo, toda la información secreta más importante del gobierno.

Entonces, si estás sentado allí y eres el gobierno de Obama, tienes una opción, ¿verdad? Puedes decir bien, que sabes que Trump es una especie de tipo tranquilo, ¿verdad? No tenemos que preocuparnos demasiado por él, podremos explicarle que había una buena razón para hacer la investigación y estoy seguro de que todo se acabará.

O, aquí abajo, en el planeta Tierra, podrías decir: “Trump se volverá loco cuando se entere de esto, así que inevitablemente saldrá a la luz de todos modos”. Tenemos diez semanas mientras aún estamos a cargo del gobierno” entonces pasaron esas 10 semanas proyectando que había una profunda amenaza de una conspiración Trump-Rusia que dio lugar a la farsa de la investigación rusa que llevo a cabo Muller.

En otras palabras, lo intentaron, entre las filtraciones y la información que se publicó, y la forma en que estructuraron esta investigación, incluyendo espiar a Carter Page obteniendo una autorización FISA y la información parcial de Trump sobre lo que él hacía, pero especialmente la filtración. Con la filtración clasificada, crearon la impresión de que había una gran cosa de Trump-Rusia de la que preocuparse.

Y la razón por la que hicieron eso fue porque sabían que esto iba a salir a la luz y tenían que justificar por qué utilizaron los extraordinarios poderes de contrainteligencia del gobierno para investigar la campaña presidencial de la oposición.

Aquellos en los niveles más altos estaban tratando de cubrir sus huellas y estaban tratando de justificar sus huellas.

La investigación de Mueller a su vez se inició con el exclusivo propósito de deslegitimar al presidente ante los ojos de millones de estadounidenses. Muller, (el abogado especial que se encargó de la investigación) al finalizar su larga investigación que tomo 2 años, con 19 abogados demócratas (partido opuesto a Trump) 25 millones de dólares, emitió más de 2,800 citaciones, ejecutó cerca de 500 órdenes judiciales, obtuvo más de 230 pedidos de registros de comunicación, emitió casi 50 pedidos autorizando el uso de Pen Records (o dialed number recorder (DNR) es un dispositivo electrónico que registra todos los números a los que se han llamado desde una línea telefónica en particular), realizó 13 solicitudes a los gobiernos extranjeros para obtener pruebas y entrevistó aproximadamente 500 supuestos testigos, concluyó que Trump nunca se mesclo con los rusos, lo exonero totalmente y dijo que ningún voto había sido afectado.

Esta conclusión puso a los demócratas eléctricos, ellos esperaban que el abogado especial inventara algo, que fabricara alguna prueba, aunque Muller intento con todas sus fuerzas no pudo, Muller cometió varias barbaridades al investigar a los asociados de Trump, solo porque un abogado especial tiene una latitud sin restricciones, pero no pudo fabricar ningún delito contra Trump por temor al nuevo fiscal general William Bar. Todos saben que William Barr se guía por la ley al pie de la letra. Cualquier actividad ilegal, nuestro nuevo fiscal general no la hubiese tolerado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *