Los textos internos del FBI y el Departamento de justicia revelaron que hubo prejuicio en el motivo de la fuente clave que utilizaron para vigilar y escuchar las llamadas de la campaña de Trump

 

El FBI se enfrentó con el Departamento de Justicia por el posible “perjuicio” con respecto a la fuente de la orden de vigilancia: textos de McCabe-Page

Tan solo nueve días antes de que el FBI solicitara una orden de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) para vigilar a un importante asistente de campaña de Trump, los funcionarios de la oficina estaban luchando con un alto funcionario del Departamento de Justicia que tenía “preocupaciones continuas” sobre el “posible prejuicio” de una fuente fundamental para la aplicación, de acuerdo con los mensajes de texto internos.

Los mensajes de 2016, que se enviaron entre la ex abogada del FBI Lisa Page y el entonces Director Adjunto del FBI, Andrew McCabe, también revelan que la oficina de la agencia circuló al menos dos artículos de blog anti-Trump, incluida una publicación en el blog de Lawfare enviada poco después del día de las elecciones que posiblemente llamaba a Trump “La principal amenazas a la seguridad del país “.

Otro artículo que envió Lisa Page en julio de 2016 cuando el sondeo de contrainteligencia del FBI estaba empezando (de la supuesto interferencia de rusia en las elecciones), llamo a Trump, un “idiota útil” para el presidente ruso, Vladimir Putin. Page le dijo a McCabe que el entonces director del FBI, James Comey, “seguramente” había leído esa pieza. Ambos artículos los escribió totalmente o parte de este, Benjamín Wittes, un amigo de Comey.

Además, los textos muestran que el 12 de septiembre de 2016, Lisa Page envió a McCabe algunos “comentarios no solicitados” que llaman al entonces representante del Partido Republicano, Trey Gowdy, un “carajo total”. Gowdy, en ese momento, estaba interrogando al director de asuntos del Congreso del FBI, Jason Herring, en una audiencia sobre el manejo del FBI de la investigación por correo electrónico de Clinton.

Pero tal vez las comunicaciones más significativas de Page-McCabe dejaron en claro las preocupaciones del Departamento de justicia, de que la aplicación FISA para vigilar al ayudante de Trump en la campaña, Carter Page se basara en una fuente potencialmente prejuiciosa contra Trump y subrayó el deseo del FBI de seguir adelante.

Los textos estaban relacionados con la exitosa aplicación de Lisa Page (agente del FBI), que se basó en parte en la información del ex espía británico Christopher Steele, cuyas opiniones en contra de Trump ahora están bien documentadas, y citó los presuntos vínculos de Rusia con Carter Page (el ayudante de campaña de Trump). En su solicitud de orden judicial, el FBI aseguró al tribunal de la FISA en numerosas ocasiones que otras fuentes corroboraron de forma independiente las acusaciones de Steele, pero no declaró claramente que Steele trabajaba para una empresa contratada por la campaña de Hillary Clinton.

Carter Page no ha sido acusado de ningún delito a pesar de más de un año de vigilancia federal, y desde entonces ha demandado a numerosos actores, incluido el Comité Nacional Demócrata, por difamación relacionada con las acusaciones de que trabajó con Rusia.

“La oficina de Inteligencia, ahora tiene una explicación sólida con respecto a cualquier posible prejuicio de las acusaciones de [fuente humana confidencial] en el paquete”, escribió Lisa Page a McCabe el 12 de octubre de 2016. “No sé qué es el atraco ahora, aparte de las continuas preocupaciones de Stu “.

No está claro si la fuente confidencial en cuestión era Steele u otra persona. “Stu” fue una referencia aparente a Stuart Evans, entonces asistente del fiscal general adjunto de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia. En un mensaje de texto previamente desenterrado, el ex agente especial del FBI Peter Strzok le envió un mensaje de texto a Lisa Page diciendo que estaba “luchando actualmente con Stu por esta FISA” a fines de 2016.

“Si es posible, es necesario que haya una fuerte necesidad operativa antes del lunes, lo que significa ct mañana”, agregó Lisa Page. “Le comuniqué a Stu la luz verde de usted y su jefe, y acabo de enviar un correo electrónico a Stu preguntando como estaban las cosas. Esto podría requerir un empujón de alto nivel. Lo mantendremos informado”.

Strock: El Departamento de justicia llego a un acuerdo secreto con los abogados de Clinton para bloquear el acceso del FBI a los correos electrónicos de la fundación Clinton.

Minutos más tarde, Lisa Page le envió otro mensaje urgente a McCabe: “Si no he recibido respuesta de Stu en una hora, invocaré su nombre para decirle que quiere saber cómo están las cosas, siempre que eso esté bien con usted”.

 

El 14 de octubre de 2016, Lisa Page escribió nuevamente a McCabe, esta vez sobre una reunión con la Casa Blanca de Obama.

“Acabo de llamar”, dijo Lisa Page a McCabe. “Aparentemente, la Procuradora General Adjunta (Sally Yates) ahora quiere estar allí, y la casa blanca quiere que el Departamento de justicia sea el anfitrión. Así que estamos estableciendo eso ahora. … Necesitaremos saber bien la opinión de Cohen antes de reunirnos con ella (Sally Yates). Mejor, pídale que la acompañe antes de la reunión. Necesitamos hablar con una sola voz, si ese es el caso en realidad “(“Cohen “es probablemente el entonces Director Adjunto de la CIA, David Cohen).

McCabe respondió en una hora: “Gracias. Me pondré en contacto con David”. El 19 de octubre, Lisa Page le escribió a McCabe que “la reunión con el abogado de la casa blanca finalmente se estableció”.

La solicitud de FISA finalmente la presento el FBI el 21 de octubre de 2016 en la cual declaraban la siguiente mentira: “El FBI cree que Carter Page (el ayudante de la campana de Trump) fue objeto de reclutamiento selectivo por parte del gobierno ruso”.

El FBI continuó mintiendo y alegando que Carter Page “ha establecido relaciones con funcionarios del gobierno ruso, incluidos los oficiales de inteligencia rusos”, y que el FBI creía que “los esfuerzos del gobierno ruso estaban siendo coordinados con Carter Page y quizás con otras personas asociadas con la campaña de Trump ha estado colaborando y conspirando con el gobierno ruso”. Mintió el FBI a la corte de FISA,