Trump conmutó la sentencia injusta de Judith Negrón de 35 a 8 ocho años, hoy está libre

Una mujer de Florida que recibió el indulto del presidente Donald Trump mientras cumplía condena en prisión por una estafa de fraude a Medicare por $205 millones dijo el miércoles que su caso lo trajo a la atención de Trump, Alice Johnson.

Judith Negrón cumplió ocho años de los 35 años a los que la habían sentenciado. El FBI lo calificó como una de las penas más largas jamás impuestas en un caso contra el fraude de Medicare cuando, Trump conmutó su sentencia el martes.

“Tenía algunos ángeles guardianes como los llamo, como Alice Johnson, que había estado defendiéndome detrás de escena”, dijo Negrón en una entrevista en su casa poco después de su liberación.

Alice Marie Johnson, cumplía cadena perpetua sin libertad condicional por delitos de drogas cuando Trump le otorgó el indulto en junio de 2018. Había sido condenada en 1996 por ocho cuentas penales relacionadas con una operación de tráfico de cocaína basada en Memphis. Johnson apareció en uno de los anuncios de campaña de Trump durante el Super Bowl de este año. Ella dijo que el presidente le había pedido una lista de otras mujeres que les dieron sentencias injustas, extremadamente largas, que merecían clemencia.

Negrón, que cumple 50 años la próxima semana, estaba entre los 11 presos federales de todo el país que recibieron acciones de clemencia gracias al presidente.

A la mujer hispana la condenaron como delincuente por primera vez en 2011 en un caso que llegó a los titulares nacionales.

Las autoridades dijeron que ella y dos coacusados pagaron sobornos y sobornos a propietarios y operadores de instalaciones de vivienda asistida y casas intermedias, así como a corredores de pacientes, a cambio de entregar pacientes no elegibles a su centro de salud mental.

Crystal Muñoz, una mujer de Texas de 40 años que pasó 12 años en prisión después de ser condenada por cargos de marihuana, también le dio crédito a Johnson por ayudarla a obtener su clemencia del presidente esta semana.

La familia de Negrón condujo aproximadamente cuatro horas en medio de la noche para recogerla de la prisión, diciendo el miércoles que estaban demasiado felices para dormir. Amigos y familiares entraron a la casa con flores y globos.

Negrón dijo que había estado soñando con abrazar a sus hijos sin restricciones, ducharse en su propia casa y “ponerlos a dormir y no sé cómo porque ya son adultos, pero al menos una noche.”

La familia estaba rodeada de reporteros, ya que en repetidas ocasiones le agradecieron a Trump desde su hogar en el sur de la Florida.

Negrón dijo que planea ayudar a otros en el proceso de clemencia.

“Veo esto como un milagro que me otorgó el presidente Trump y su administración y siento la responsabilidad de presentar esta bendición porque hay muchas personas merecedoras como yo que quiero asegurarme de que no las olviden”. dijo Negrón, sentada en el sofá con jeans y una camiseta, lágrimas en los ojos, su esposo Héctor Negrón describió haber criado a sus dos hijos, que tenían 4 y 10 años cuando condenaron a su esposa, describiendo la triste y solitaria casa y las vacaciones que pasaron viajando a Virginia para visitarla.

“Queremos agradecerle personalmente al presidente Trump”, dijo su esposo y novio de la escuela secundaria.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *