Putin le dice a Trump: “Estamos quemando la basura”. Biolaboratorios destruidos

Vladimir Putin ha mantenido un contacto frecuente con Donald J. Trump cuando soldados rusos, aeronaves y buques de guerra continúan bombardeando el este de Ucrania, no apuntando a los civiles, sino a los laboratorios de armas biológicas patrocinados por el occidente que están alrededor de todo el campo, como un rompecabezas de niño, dijo una fuente de Mar-a-Lago a Real Raw News.

Nuestra fuente enfatiza que está reportando solo lo que Putin le ha dicho a Trump; No está atestando a la veracidad de las declaraciones de Putin, y Trump, dijo, aún tiene que verificar de manera independiente las afirmaciones de Putin.

El jueves Trump, según informes, tomó una tercera llamada telefónica de Putin y este le dijo que el ejército ruso había eliminado 13 instalaciones de armas biológicas a través de Ucrania. Algunas estaban en subterráneos y las bombardearon varias veces para garantizar su destrucción.

Putin sostuvo que el oeste, el Instituto Americano de Investigación Médica de NIH, el Instituto de Investigación de Salud y Medicina de Francia, y el Centro de Investigación de Infecciones de Alemania, habían canalizado miles de millones de dólares a los laboratorios bajo la pretensión de subvenciones de investigación. Afirmó tener pruebas y que eventualmente las haría pública “cuando el mundo esté dispuesto a escuchar”.

Según Putin, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, sabía sobre los laboratorios y había recibido compensación cambio de dejarlos operar de manera clandestina y sin supervisión oficial.

Putin le dijo a Trump que le dio a Zelenskyy muchas advertencias para que desmantelara los laboratorios, desde el 20 de febrero, y le advirtió que lo haría el mismo si Zelenskyy no cumplía. Admitió un menor daño colateral, pero le dijo a Trump que Zelenskyy tenía la culpa, por poner a la gente de Ucrania en peligro”, dijo nuestra fuente.

Putin también nombró a Israel. Dijo que el ministerio de salud israelí y los Mossad corrían un laboratorio de armas biológicas en la Isla Snake, una masa de tierra que pertenecía a Ucrania, ubicada en el Mar Negro, cerca del Danube Delta, con un papel importante para delimitar las aguas territoriales ucranianas.

El jueves, un crucero ruso clase Slava se acercó a la isla de la serpiente y advirtió a los habitantes que se entreguen de una vez o los bombardearían. “Somos un buque de guerra ruso, que les propone que se rindan para evitar el derrame de sangre y las muertes derivadas injustificadas. En el peor de los casos, serán golpeado con bombas”, continuó la advertencia de Rusia durante cinco minutos. Los ocupantes respondieron: “Fuck You, buque de guerra ruso”.

El crucero Slava abrió fuego, golpeando y arrasando las estructuras de la isla hasta que solo se dejaron polvo y escombros a raíz del ataque. No hubo sobrevivientes.

Putin le dijo que Trump pue que el laboratorio de armas biológicas en Snake Island había estado involucrado en investigar un tipo de rabia aerotransportada que, si se aerosolizaba, podría haber devastado la tierra con casi una tasa de mortalidad al 100%.

“Putin le aseguró a Trump que había tomado precauciones para garantizar que todos los patógenos fueran bombardeados suficientemente y de forma efectiva como para hacerlos inservibles. Él no dijo si uso artillería termo bárica, pero eso parece una posibilidad probable”, dijo nuestra fuente.

“La aseguró al presidente Trump, no estamos bombardeando las ciudades. Si lo estuviéramos haciendo, más de un edificio en Kiev hubiera sido golpeado, y no habría electricidad, ni agua, ni nada. Estamos quemando la basura, “Putin le dijo a Trump.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *