La primera noche de la convención Demócrata: negativismo y odio hacia Trump esa es la agenda

La convención nacional demócrata abrió su primera noche el lunes con un tema general de unidad entre ellos, pero de odio hacia el presidente Trump.

En este punto, no está claro si la narrativa de los demócratas de que “ponen al país sobre el partido” puede mantener unida o expandir la coalición demócrata, que se basa en gran medida, , en la oposición al presidente Trump, en lugar de una actitud positiva y mensaje en torno a la candidatura de Biden-Harris.

Los demócratas aún tienen que ofrecer una visión alternativa para hacer avanzar a Estados Unidos.

Incluyeron oradores que difieren en su ideología política, incluido el senador de Vermont Bernie Sanders, un líder del ala progresista del partido, y el exgobernador de Ohio John Kasich, un republicano que nunca fue de Trump, ya que quedó enojado porque el corrió para presidente en el año 2016 y Trump lo derrotó de una manera astronómica. Los porcentajes de gente que lo apoyó fue de 3% y Trump lo hizo pedazos en los debates.

Tuvieron la intención de subrayar el mensaje central de la candidatura de Biden: que debemos dejar de lado nuestras diferencias políticas y unirnos para derrotar a Donald Trump.

Dijeron “Está en juego el futuro de nuestra democracia. Está en juego el futuro de nuestra economía. El futuro de nuestro planeta está en juego”, dijo el Senador Sanders. “Debemos unirnos, derrotar a Donald Trump y elegir a Joe Biden y Kamala Harris como nuestro próximo presidente y vicepresidente”.

A pesar de varios llamamientos efectivos a la unidad a lo largo de la noche, los eventos de esta tarde mostraron cuán débil es el acto de equilibrio en el que están participando los demócratas a través de sus esfuerzos por reunir a una coalición tan diversa en un clima tan cargado de política.

Más temprano en el día, la representante progresista Alexandria Ocasio-Cortez, DN.Y., quien también hablará más adelante en la semana, se enfrentó con Kasich, llamándolo un “extremista anti-elección”, a lo que Kasich respondió diciendo que Ocasio-Cortez en realidad no representa al Partido Demócrata, a pesar de su “publicidad descomunal”.

Por lo tanto, en última instancia, en términos de lo que funcionó durante la primera noche, los discursos de prominentes figuras políticas que difieren en ideología fueron efectivos para proyectar una imagen de unidad en torno a la candidatura de Biden.

Sin embargo, está claro lo que no funcionó: que los demócratas aún tienen que ofrecer una visión alternativa para hacer avanzar a Estados Unidos.

En este punto, la construcción de una coalición anti-Trump parece ser el objetivo singular, en lugar de ofrecer una agenda de cambio de base amplia para Estados Unidos.