“Pinochet Salvo a Chile de volverse Venezuela” esta verdad publicada por El Mercurio causó tremenda conmoción

Amenazas de acciones legales y protestas contra el diario que se atrevió a publicar fuentes, citas e imágenes que dicen que Pinochet salvó a Chile de volverse Venezuela.

 

El golpe militar que gracias a Dios, terminó con el gobierno comunista de Salvador Allende provoca emociones contrapuestas en la memoria de América Latina, en especial de Chile.

Por eso, un inserto en el periódico El Mercurio, que escribe respaldando los hechos con datos históricos para afirmar que Chile se salvó de convertirse en lo que es hoy Venezuela, ocasiona un conmoción hasta el punto que amenazaron al diario con demandas y se creó un disturbio interno para suscitar la censura.
Lorena Pizarro, el presidente de la Agrupación de Familiares Detenidos Desaparecidos, amenazó con demandar al Mercurio por la publicación.

En el edificio El Mercurio, los empleados se pararon afuera sosteniendo un cartel que decía “NO AL INSERTO”. En las redes sociales, el Colegio de Periodistas expresó que la prensa no debe promover el negacionismo.

Dando respuesta, muchos chilenos dijeron que el término negacionismo también aplica al hecho de desconocer las demandas que produjeron el golpe militar, citando la miseria en la que vivía Chile y la ruptura del orden institucional republicano que Salvador Allende rompió.

PanAm Post se contactó con uno de los 75 que firmaron el inserto, Antonio Arroyo Simonetti, que representa al Movimiento Nueva Derecha, para que se sepa la importancia de dar visibilidad a los acontecimientos históricos en la prensa. Dice que hoy en día existe un discurso hegemónico y de izquierda, el cual es negacionista al tapar parte de la historia, la parte que no les conviene sacar a la luz. La importancia radica en que visibilizando toda la historia se puede aprender de ella y no volver a lo mismo.

“El 11 de septiembre de 1973 Chile se salvó de ser como es hoy Venezuela”, dice el título del inserto que causo tanta polémica. Allí se detallan muchas verdades, por ejemplo, que Salvador Allende utilizó la violencia y la ilegalidad para imponer una dictadura marxista leninista.

“La violencia revolucionaria es inevitable y legítima… Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico y a su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del Estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista”,

Dice el artículo, como parte del Acuerdo Político del Partido Socialista aprobado en su Congreso de 1967 en Chillán.

Por otra parte, el Secretario General del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), Miguel Enríquez, dijo en 1972 que “los revolucionarios y los trabajadores deben de inmediato extender las tomas de fábricas y fundos, multiplicar las tareas de defensa, impulsar el poder popular como gobierno local, autónomo de los poderes del estado… Todas las formas de lucha se harán legítimas”.

En consecuencia, a raíz de que Allende decretó la expropiación sin indemnización de más de 3 millones de hectáreas (una cuarta parte del terreno cultivable), para avanzar con la redistribución de la riqueza, como dicta el socialismo, 1,200 chilenos murieron a causa de los enfrentamientos con los grupos armados que se tomaron fincas y asesinaron tanto a propietarios de viviendas como a empleados de fábricas que se oponían a la entrada por la fuerza de los comunistas.

Una vez expropiadas, las dividían entre los militantes de Unidad Popular o formaban cooperativas.

“Tienen que morir un millón de chilenos… con menos muertos no va a resultar”

Así lo explica el comandante Pepe, del MIR, citado en el libro Allende, Thank You: “Tomarnos los campos y los pueblos del sur, violentamente si es necesario, mientras en Santiago el MIR se toma la ciudad y bajan a unirse con nosotros a medio camino”.

“¡Claro que violentamente! Tiene que morir un millón de chilenos para que el pueblo se compenetre de la revolución y ésta se convierta en realidad. Con menos muertos no va a resultar”.

Incluso el sobrino de Salvador Allende, Andrés Pascal Allende, celebrando el Aniversario 54 de la Fundación del MIR dijo:

“Fidel (Castro) había dicho que si había golpe nos daba las armas. Entonces agarramos las camionetas y nos fuimos a la embajada cubana a decirle al embajador —Fidel nos dijo esto— ¡entréguennos las armas!, ¡queremos llevarnos las armas!… Total, no nos entregan las armas… nos quedamos con las 300 armas porque las sacamos después, clandestinamente… pero ya estábamos en el golpe, el partido estaba totalmente desarticulado… de usar esas armas, como no fuera las que usó Miguel para resistir, o los enfrentamientos en Malloco y otros lugares, y algunas que usamos del 78 para adelante”.

Altos líderes de opinión validaron la necesidad del pronunciamiento militar del 11 de septiembre de 1973

Defendiendo correctamente la accion militar, el inserto reunió testimonios de líderes políticos. Entre ellos, el 18 de septiembre de 1973, el expresidente Gabriel González Videla, cuano iba llegando a la catedral, en el Tedeum de la Gratitud Nacional declaró: “No tenemos palabras con que agradecerle a las Fuerzas Armadas de Chile de habernos salvado de las garras del comunismo, estábamos todos a punto de perecer dada la organización paramilitar que ellos tenían organizada. Estamos salvados.”.

“La acción de las Fuerzas Armadas se anticipó (al autogolpe) para salvar al país de caer en una guerra civil o en una tiranía comunista”, dijo en el mismo mes el Senador Patricio Aylwin, presidente del Partido Demócrata Cristiano, en entrevista con la TV española.

“El Gobierno de Allende había agotado, en el mayor fracaso, la vía chilena hacia el socialismo, y se aprestaba a consumar un autogolpe para instaurar por la fuerza la dictadura Comunista. En estas circunstancias, pensamos que la acción de las Fuerzas Armadas simplemente se anticipó a ese riesgo para salvar al país de caer en una guerra civil o en una tiranía comunista”.

Asimismo, el 10 de octubre de 1973, el presidente Eduardo Frei Montalva, en declaraciones al diario ABC de España dijo que “el marxismo, con conocimiento y aprobación de Allende, había introducido en Chile innumerables arsenales, que se guardaban en viviendas, oficinas, fábricas, almacenes…”.

“Los militares han salvado a Chile y a todos nosotros, cuyas vidas no son ciertamente tan importantes, como las de Chile, pero son vidas humanas”, agregó: “La guerra civil estaba perfectamente preparada por los marxistas. Y esto es lo que el mundo desconoce o no quiere conocer”.

Por último, “frente a una situación realmente insoportable y ante la imposibilidad de encontrar una salida política a la encrucijada y una rápida salida jurídica al diferendo constitucional, las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile creyeron de su deber poner en ejercicio sus atribuciones de guardadores de la seguridad interna y externa de la Nación. El 11 de septiembre puso término a un Gobierno que verdaderamente se había convertido en ilegítimo por sus excesos y atropellos…”, dijo el presidente del Colegio de Abogados, Alejandro Silva Bascuñán.

La tragedia de Chile ayer es la tragedia de Venezuela hoy, concluye el inserto

El solo hecho de que haya un llamado para censurar a la prensa y atacar a los medios que otorgan libertad de expresión para publicar un resumen histórico va alineado con los ideales de los defensores del socialismo que buscaba Allende.

Como decía el referente marxista, Ernesto el Che Guevara, “hay que acabar con todos los periódicos. Una revolución no se puede lograr con la libertad de prensa”.