Los informes sobre del ataque de Libia han sido un desastre, la historia cambia cada día

Dos días después del ataque terrorista mortal en Libia, representantes del FBI y el Centro Nacional de Contraterrorismo dio Capitol Hill en sesiones informativas dijeron que la evidencia apoyaba un ataque de Al Qaeda o uno afiliado a Al Qaeda.

La descripción del ataque de los de las reuniones de información 13 de septiembre marca un gran contraste con el briefing ahora controversial en el Congreso por el director de la CIA David Petraeus al día siguiente y plantea aún más preguntas acerca de por qué Petraeus describió el ataque como algo vinculado a una manifestación.

La evaluación del 13 de septiembre se basó en la intercepción que incluyeron individuos, que se cree que han participado en el ataque, que estaban de celebración, así como una reclamación de responsabilidad.

El FBI y NCTC también informaron de que había una serie de campamentos de entrenamiento de Al Qaeda en las afueras de Bengasi, donde ocurrió el ataque y resultó en la muerte de cuatro estadounidenses.

No hay ninguna mención de una demostración o ningún énfasis significativo en el video anti-Islam que durante días fue citado por funcionarios de la administración Obama como un factor de motivación.

La conferencia que dio Petraeus el 14 de septiembre contradice todo lo que dijeron en su conferencia el FBI y NCTC.

En Capitol Hill, Petraeus caracterizo el ataque como un ataque espontáneo de los militantes. Petraeus restó importancia al uso de morteros, que también se utilizaron en el ataque y algunos fueron vistos como una prueba importante de una planificación previa.

Cuatro morteros fueron disparados, dos se perdieron, pero el equipo de mortero recalibrados provocó dos impactos directos.

Petraeus parece estar ligado a la narrativa de que el ataque esta vinculado a una manifestación espontánea en lugar de un ataque pre-meditado. Mientras que los legisladores se enteraron de mas detalles sobre el ataque a través de los informes de inteligencia, según dice se enojaron y frustraron por el hecho de que el director del servicio de inteligencia nacional dio un comunicado el 28 de septiembre un comunicado en el cual dijo que la evaluación había cambiado y que todo indicaba que el ataque no fue una protesta sino que fue deliberado y organizado. Esto fue lo que dijeron “En el período inmediatamente posterior, hubo información que nos llevó a evaluar si el ataque se inició protestas espontáneamente siguientes antes de ese día en nuestra embajada en El Cairo.

A lo largo de nuestra investigación hemos seguido haciendo hincapié en que la información obtenida era preliminar y en evolución. Como hemos aprendido más sobre el ataque, hemos revisado nuestra evaluación inicial para reflejar nueva información que indica que se trataba de un ataque terrorista deliberado y organizado llevado a cabo por extremistas”.

Un funcionario de inteligencia de USA cuestionó la caracterización de la exposición verbal de Petraeus a los legisladores el 14 de septiembre, diciendo: “La primera reunión informativa indico que esto fue un ataque cuidadosamente diseñado, cambiando completamente toda la gama de información dispersa disponible con informadores, señalando que los extremistas, incluyendo aquellos con posibles vínculos con AQMI y Ansar al-Sharia, estuvieron involucrados en el ataque que según ellos dijeron al comienzo fueron espontáneos. Los temas de conversación (de ese fin de semana) reflejan claramente los primeros indicios de la participación de extremistas en un asalto directo. “.

Funcionarios de inteligencia han dado un panorama diferente cada día, reconociendo que hay una investigación en marcha.