Justin Haskins anunció un video que criticaba al socialismo y Facebook canceló su cuenta

Justin Haskins es el editor ejecutivo e investigador del Instituto Heartland y editor en jefe de StoppingSocialism.com. Tambien es el autor del libro”Socialism Is Evil: The Moral Case Against Marx’s Radical Dream.”

Cuando los de la izquierda no pueden ganar una discusión, silencian a sus oponentes.

En enero, el Instituto Heartland lanzó una campaña para combatir el auge del socialismo en Estados Unidos. Como uno de los líderes de esta campaña Justin Haskins con un colega crearon un sitio web dedicado a discutir los peligros del socialismo, StoppingSocialism.com, y dio un discurso ante un gran grupo de estudiantes universitarios en la anual LibertyCon de Students for Liberty. Evento en Washington, DC, en enero.

En febrero, publicó un video destacado en la página de Facebook de Stopping Socialism que muestra el final de ese discurso, durante el cual pide a los millennials que rechacen el colectivismo radical de Karl Marx y, en cambio, abrasen los principios de los Padres Fundadores de esta gran nación: libertad individual, responsabilidad personal y la libre empresa.

Después de haber publicado el video, Justin pago a Facebook para publicitarlo, para aumentar la exposición al público conservador del discurso y la página de Facebook de Stopping Socialism, una práctica que ha realizado más de 100 veces en los últimos años sin ningún problema.

Poco después de haber publicitado el video, Facebook retiró el anuncio, citando “violaciones” de una parte oscura de las políticas publicitarias del sitio. Según Facebook, los videos no pueden incluir versiones anteriores del logotipo de Facebook, y el video incluye algunos iconos diminutos del logotipo de Facebook que aparecen en algunas de las capturas de pantalla de los artículos que aparecen en el video. Apelo la decisión de rechazar el anuncio, creyendo que se trataba de un problema técnico en el sistema y, posteriormente, el equipo de soporte revirtió su decisión original y aprobó el anuncio.

Por unos días, todo parecía estar bien. El anuncio corrió sin ningún problema. Pero más tarde esa semana, su cuenta de publicidad de Facebook se deshabilitó repentinamente y sin explicación, algo que nunca antes le había sucedido. Apelo la decisión de prohibir su cuenta, esperando que fuera otro error, pero el equipo de publicidad de Facebook le respondió e indicó que la decisión de prohibir su cuenta de publicidad fue correcta, porque “no apoyamos los anuncios para su modelo de negocio”. Haciendo referencia a StoppingSocialism.com y sus otras páginas conservadoras de Facebook y porque algunas de sus publicaciones” no siguen nuestras Políticas de Publicidad “.

“No hay ninguna otra acción que pueda tomar aquí”, dijo el representante de Facebook, agregando más adelante, “Considere esta decisión como definitiva”.

Apeló la decisión varias veces en febrero y marzo y les dijo que estaba seguro su cuenta la habían cerrado porque estaba promoviendo activamente material antisocialista. En respuesta a esos mensajes, diferentes miembros del equipo de soporte de Facebook continuaron respondiéndole con exactamente el mismo mensaje, que se lee en parte: “No hay ninguna otra acción que pueda tomar aquí”. No apoyamos anuncios para su modelo de negocio “.

Después de dos meses de presentar apelaciones, Facebook finalmente le dio una razón específica para prohibir su cuenta. De acuerdo con el equipo de soporte del sitio, “Específicamente, fue deshabilitado por publicar anuncios engañosos”, presumiblemente en referencia al video del socialismo, el único anuncio que se publicó en el momento en que Facebook prohibió su cuenta.

Cuando les pidió que explicaran exactamente qué parte del anuncio de video era engañoso, el representante escribió: “no se pueden proporcionar detalles adicionales con respecto a la decisión tomada sobre su cuenta. En los casos de Política, a menudo retendremos las señales de alerta que usamos para identificar violaciones para ayudar a preservar la integridad de los procesos internos “.

En su comunicación final con Facebook, le dijo a un miembro del equipo de publicidad de Facebook “parece que me están prohibiendo por mis puntos de vista políticos, especialmente porque soy un opositor abierto y culto del socialismo“. Le respondieron: “Entiendo por qué te sientes así, sin embargo, esta es toda la información que debemos proporcionar. ¿Hay algo más en lo que pueda ayudarte?

Justin comenta: “Me pregunto de qué se trata mi “modelo de negocios”, que no es más que luchar por la libertad individual y contra los ideales socialistas responsables de la muerte, el exilio o el encarcelamiento de más de 167 millones de personas en el último siglo, que Facebook encuentra tan desagradable y “engañoso”. ¿Y de qué se trata el anuncio de video de Stopping Socialism que causó que Facebook cerrara mi cuenta?”

“¿Fue mi crítica al llamado de los socialistas a confiscar bienes por el bien colectivo? ¿Fue mi rechazo a la idea de que el gobierno no debería estar a cargo de determinar qué es el bien y el mal? O tal vez fue mi afirmación de que los derechos no provienen de algún burócrata del gobierno en Washington, D.C. … Son nuestros y nadie puede quitárnoslos. Si nos los quitan, es porque hemos permitido que eso suceda, no porque tengan derecho a ello. Son nuestros derechos”.

Facebook continúa negándose a explicarle exactamente de qué se trata el video de socialismo que prohíbe a Justin, volver a publicitar en la plataforma, pero según la poca información que le ha proporcionado Facebook, la respuesta parece obvia: la misión de StoppingSocialism.com no cumple con su ideología y el compromiso de Facebook con las políticas de izquierda. Facebook preferiría someterse a la mafia liberal en lugar de operar una plataforma que apoya la libre expresión política.

Nada de esto debería ser una sorpresa. En agosto de 2018, uno de los empleados de Facebook, Brian Amerige, un ingeniero sénior, escribió en el panel de mensajes interno de la empresa: “Somos un monocultivo político que es intolerante a las diferentes opiniones. Afirmamos que damos la bienvenida a todas las perspectivas, pero somos rápidos para atacar, a menudo en turbas, cualquiera que presente una opinión que parece estar en oposición a la ideología de la izquierda “.

En 2016, los ex empleados de Facebook admitieron que deliberadamente evitaron que las noticias conservadoras aparecieran en la sección de “tendencias” del sitio.

El problema no se limita a Facebook, tampoco. Las encuestas revelaron que la gran mayoría de las personas que trabajan en Silicon Valley tienen opiniones de izquierdas, y una encuesta realizada en 2017 encontró que el 90 por ciento de las personas que trabajan en Silicon Valley que se identificaron como “muy conservadoras” dijeron que se sienten incómodas al compartir opiniones personales en el trabajo.

El sesgo que existe en las empresas de medios sociales como Facebook y Twitter representa una amenaza existencial para el movimiento conservador. Juntos, Facebook, Twitter y YouTube son algunas de las fuentes de noticias y medios más grandes del mundo. Cuando agregas a Google a la mezcla, el motor de búsqueda más poderoso del mundo y una compañía que muchos expertos dicen que ha trabajado para silenciar a los conservadores, está claro que los de la izquierda tienen el poder de cerrar a quien quieran, cuando lo deseen. Y no tienen que dar una explicación.

Si los conservadores no encuentran pronto una forma alternativa de llegar a su audiencia en las plataformas de las redes sociales con noticias, opiniones y análisis, algún día podrían ser excluidos permanentemente por las elites de la izquierda en Silicon Valley.

Si le sucedió a Justin te puede suceder a ti.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *