Los medios de izquierda no soportan la popularidad de “Sound of Freedom”, descartan la película como contenido de “QAnon”

La nueva película de éxito financiada colectivamente que va donde Hollywood no llega al arrojar luz sobre el oscuro submundo del tráfico de niños no está sentando bien a los críticos de los medios de izquierda que parecen tener problemas para crear conciencia sobre el secuestro de niños que los fuerzan al comercio mundial de esclavos sexuales.

Esta semana, “The Sound of Freedom” sorprendió a los izquierdistas del establecimiento cuando derrotó a “Indiana Jones and the Dial of Destiny” de Disney en la taquilla el 4 de julio, eliminando la foto de Harrison Ford con un presupuesto de $295 millones en la que la legendaria estrella se pone su famoso sombrero fedora para la quinta entrega de la franquicia, aunque presenta una versión decrépita del atrevido héroe de acción.

La película, que protagoiza Jim Caviezel como al ex agente del DHS, Departamento de seguridad nacional, Jim Ballard, en una misión para rescatar a niños secuestrados de los horrores indescriptibles a los que han sido sometidos como esclavos sexuales, ha resonado en un público que recién ahora se está dando cuenta de la depravación de la izquierda, que los pervertidos han sexualizado a los niños en las aulas y en eventos de drag queen y han incorporado la pedofilia.

(Video: YouTube/Angel Studios).

Los críticos tanto del medio con sede en el Reino Unido The Guardian como del sitio web Jezebel, que se anuncia a sí mismo como presentando “Sexo, celebridad y política publicaron reseñas destrozando a la película y la calumniaron como “adyacente a QAnon” y “adecuada para QAnon” tratando de avergonzar el movimiento como una excéntrica teoría de la conspiración que la izquierda política ha utilizado con eficacia para demonizar a los conservadores.

The Guardian, que tituló su asqueroso artículo “Sound of Freedom: the QAnon-adjacent thriller seducing America”, El sonido de la libertad: el thriller adyacente a QAnon que ha seducido a Estados Unidos”, comienza descartando el éxito del día inaugural de la película como atribuible a que se trataba de un día festivo en el que la gente “presuntamente pasaba tiempo con sus familias y amigos en barbacoas o en otras situaciones sociales”, argumentando que vencer a Indiana Jones en la taquilla permitió el “encuadre casi deliberadamente engañoso para permitir la narrativa de David y Goliat pregonada por los seguidores”.

Esto es lo que el autor del asqueroso artículo tuiteó:

“Aquí está mi opinión en SOUND OF FREEDOM, el thriller adyacente a QAnon que pretende ser una película real de la misma manera que un “centro de crisis de embarazo” pretende ser una clínica real. Los brasileños ya me están acusando de pedofilia en Instagram. ¡Disfruten!”

El medio reconoce que “Independientemente de cómo se elija dividirlo, Sound of Freedom ha superado las expectativas en dólares y centavos, una hazaña de rentabilidad poco común para una producción de bajo presupuesto comparativamente sin una gran campaña promocional dirigida por Hollywood”, Luego pasó a enlodar al estudio, la película, su estrella y sus fanáticos como fanáticos paranoicos, locos de derecha y antisemitas en un esfuerzo sórdido y transparente para disuadir a las personas de ver “El sonido de la libertad” al agregar un estigma a la pelicula.

En el artículo de The Guardian, el autor ataca a Caviezel, que es un cristiano devoto, burlándose de sus apariciones con el conservador Steve Bannon y lo acusa, entre otras cosas, de haber “difundido falsedades sobre Pizzagate y túneles subterráneos que subsisten para extraer sangre humana”.

El autor de the Guardian tuvo la osadía de calumniar a Caviezel, diciendo que “todas estas teorías apuntan a una base de pensamiento conspirativo dirigida a las comunidades judía y transgénero”. Lo que es totalmente falso, eso lo inventó el por su propia cuenta.

Jezabel llama a la película una “Fantasía contra el tráfico de niños apta para QAnon” y continúa donde quedó The Guardian al denigrar el personaje de Tim Ballard, el ex agente del Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security) que Cavizel interpreta y su organización Operation Underground Railroad, que tiene una misión, de rescatar a los niños del tráfico sexual.

Aqui esta el tuit the Jezabel:

“Sound of Freedom’ es una fantasía contra el tráfico de niños adecuada para QAnon”

Jezabel, inventa lo que quiere dice “Probablemente no sorprenda que entre la retórica promocional de Ballard haya habido un sentimiento anti-trans.” Pero eso es una mentira, lo que Ballard le dijo al Daily Signal fue que “la ideología trans que se le ha impuesto a los niños conducirá a lo que los pedófilos han estado pidiendo. Si puedes consentir eso, ¿adivina qué? ¿Qué es más fluido que el género? La edad”.

Además, Ballard con razón ha culpado a la política fronteriza de Biden que promueve el tráfico de niños, y esto es un hecho que todo el mundo sabe, nadie lo tiene que decir.

Muchos usuarios de Twitter les respondieron publicando claramente lo que piensan de estos dos sujetos, por las reseñas de difamación de la película y su estrella, y muchos señalaron lo que ahora es obvio sobre la razón por la cual la izquierda defiende a los depredadores sexuales de niños bajo el pretexto de los derechos de las personas transgénero.

“Los socialistas apoyan el tráfico de niños. Interesante. No es sorprendente. Pero interesante”.

“No es sorprendente en absoluto. En la Yugoslavia socialista, los hospitales estatales secuestraban a algunos recién nacidos, les decían a los padres que el bebé había muerto, no les permitían ver el cuerpo y luego vendían al niño por moneda extranjera, generalmente a compradores del exterior”.

“¿Están llamando al tráfico de niños “una fantasía”, malditos demonios?”

“Wow, debes tener algo que ocultar teniendo en cuenta que se basa en una historia real. 84.000.00 niños migrantes están desaparecidos. Denunciante del HHS @taraleerodas testificó que muchos están siendo entregados a pandilleros no investigados. ¿Por qué no querrías detener esto? Pedo?”

“Dime que visitaste la isla de Epstein sin decirme que visitaste la isla de Epstein”.

“Hoy en día, el mal está tan orgulloso y feliz de mostrarse como tal”.

“Así que… estas a favor del tráfico de niños… entiendo”.

“Estás protegiendo a los traficantes de niños. Reconócelo”.

“Es una película basada en hechos reales, ¿entonces estás diciendo que las conspiraciones de QAnon son reales? Punto de vista interesante”.

“Y sí, es real. Este informe de CBS de 2014 incluye imágenes de seguridad ocultas de la redada en la isla”.

“Él está mintiendo. Él mismo es un traficante de niños. O bien, a él mismo le gusta abusar de los niños. Su reseña está divorciada de la realidad”.

Estos son tan solo unos pocos comentarios. En Twitter, hay miles de respuestas como estas para los dos sujetos que escribieron supuestamente, “una revisión” de la película. Comentarios de personas furiosas en contra de estos dos sujetos que probablemente son traficantes o abusadores niños. Si alguien está en contra de que esta película haya dado paso a que el mundo se entere sobre este horrible crimen que cometen estos monstruos asquerosos contra los niños, significa que ellos están envueltos, no hay otra explicación.

En una entrevista con Fox News sobre la pieza difamatoria de The Guardian, el productor Eduardo Verastegui dijo que es parte de “muchas distracciones por ahí” para desalentar la atención del público a la película y su poderoso mensaje. “Están tratando de quitar esta película de los cines”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *